Medicina clínica

Si estás interesado en convertirte en enfermero, te alegrará saber que la carrera de enfermería viene acompañada de una seguridad laboral estable, salarios competitivos y la inmensa satisfacción de saber que has tenido un impacto real en la vida de tus pacientes. Sin embargo, es importante tener en cuenta que hay muchas trayectorias profesionales y títulos de trabajo diferentes que podrías querer seguir, y cada una conlleva sus propios requisitos de educación y formación.

Dos carreras de enfermería que a menudo se consideran paralelas son las de enfermera titulada (RN) y enfermera profesional (NP). Pero, ¿comprendes realmente la diferencia entre estas funciones? A continuación te presentamos un desglose de las tareas cotidianas, los requisitos de formación y certificación, y los salarios.

Las tareas específicas que los enfermeros titulados realizan a diario varían sustancialmente en función del lugar en el que trabajen, del tamaño de su equipo y de la población a la que atiendan, pero lo que sí es cierto es que nunca hay dos días iguales.

Aunque mucha gente conoce a los enfermeros titulados en un hospital o en un entorno clínico, también suelen trabajar en escuelas, centros de asistencia, en hogares de pacientes, para grandes empresas y en el ejército, entre otros lugares.

Por qué medicina y no enfermería

Los estudiantes interesados en seguir una carrera en el ámbito de la salud pueden considerar la posibilidad de cursar un grado en enfermería o en medicina. La elección entre enfermería y medicina depende del objetivo final de la carrera de cada estudiante y del tipo de estudios que más le interese cursar.

La Dra. Camille Wendekier, profesora asociada y directora del programa del máster en ciencias de la enfermería de la Universidad St. Francis, explica que los paradigmas básicos de las facultades de medicina y enfermería difieren en aspectos fundamentales.

“El paradigma médico, el modelo de la enfermedad, se centra en el proceso de la enfermedad y en el tratamiento/la cura de la misma”, dice la Dra. Wendekier. “La enfermería es más un modelo contextual. Este modelo evalúa al individuo en el contexto de sus circunstancias vitales y su entorno.”

Esta guía ofrece información sobre lo que hay que tener en cuenta a la hora de elegir entre la escuela de enfermería y la escuela de medicina, incluyendo la educación y la duración del programa, el plan de estudios y los costes del programa. Sigue leyendo para saber más de los colaboradores de enfermería en cada campo y conocer más sobre las diferencias entre enfermeros y médicos.

Similitudes entre la enfermería y la medicina

Los estudiantes universitarios interesados en la atención sanitaria tienen varias oportunidades educativas y profesionales que explorar. Algunos estudiantes pueden sentir curiosidad por las diferencias entre la salud pública y la medicina, o la salud pública y la enfermería, y pueden no estar seguros de qué campo seguir.

Muchos estudiantes eligen convertirse en enfermeros o médicos porque quieren ayudar directamente a la gente. Sin embargo, la salud pública se centra en ayudar a la gente tanto directa como indirectamente a través de la educación y la concienciación. Aunque alguien que trabaje en la salud pública no tenga que tratar a los pacientes, lo que busca es abordar los problemas de salud y prevenir los resultados negativos para la salud de la población y las comunidades.

La mayor diferencia entre la salud pública y la medicina, además de requerir un título médico para ejercer, es el paciente. En la salud pública, el paciente suele ser una comunidad o población. En medicina, el paciente es un individuo. Si hay un brote de enfermedad, un médico examinará, diagnosticará y tratará al paciente. Un profesional de la salud pública puede investigar el brote, crear programas de concienciación o de salud y ayudar a desarrollar políticas sanitarias con el objetivo de reducir o prevenir futuros brotes.

Diferencia entre diagnóstico médico y diagnóstico de enfermería slideshare

¿Hay alguna diferencia entre la medicina y la enfermería? Es innegable que hay diferencias en ambas profesiones. Después de leer este artículo, esperamos que comprenda la relación interprofesional entre enfermeros y médicos.

La enfermería y la medicina son socios creíbles en la prestación de cuidados y en los resultados de salud de los pacientes. Mientras que los médicos están formados en el tratamiento de enfermedades a través de la medicación entre el procedimiento médico y, a veces, la cirugía, las enfermeras están formadas formalmente en la enfermería y el cuidado de los enfermos y el bienestar utilizando los conocimientos para evaluar las respuestas de los pacientes hacia sus enfermedades; identificando las necesidades de salud de los pacientes que incluyen los aspectos físicos y psicosociales, implementando las intervenciones en el plan de cuidados de enfermería centrado en el paciente y siguiendo la evaluación basada en los resultados.

Lograr la satisfacción del paciente es una prioridad para todos los profesionales sanitarios. Los médicos pueden prescribir el tratamiento, que es el aspecto terapéutico de la enfermedad, pero la forma en que se administra el tratamiento también es vital para que la experiencia sea satisfactoria. En este punto, las enfermeras tienen el tiempo, la paciencia y la compasión para satisfacer las necesidades emocionales de los pacientes y demostrar una atención a los pacientes que sin duda dejará un impacto positivo en la calidad de la atención. Por todo ello, las enfermeras se han ganado el reconocimiento: manos que convierten el cuidado en acciones; tacto que convierte la compasión en confort.