Heparina de bajo peso molecular en el embarazo

La tromboembolia venosa (TEV), que abarca la trombosis venosa profunda (TVP) y la embolia pulmonar (EP), complica entre 0,5 y 3,0 de cada 1.000 embarazos,1 y es la principal causa de mortalidad materna en los Estados Unidos.2 Una guía práctica del Colegio Americano de Médicos y la Academia Americana de Médicos de Familia de 2007,1 basada en una revisión sistemática,3 sólo encontró 11 estudios de alta calidad relacionados con el tratamiento de la TEV en el embarazo, y concluyó que no hay pruebas suficientes para formular recomendaciones definitivas.1

Recomendación clínicaCalificación de la evidenciaReferenciasComentariosEl TAC con multidetector (espiral) es la modalidad de imagen de elección para evaluar la EP en el embarazo porque, en pacientes no embarazadas, la precisión diagnóstica es equivalente a la angiografía pulmonar, y la exposición a la radiación del feto es menor que con una gammagrafía V/Q. Embarazo: guía clínica19 Embarazo: 12, 24, 27 Embarazo: guía clínica,12 revisión de expertos,24 y estudio prospectivo de cohortes27 Las HBPM se recomiendan para el tratamiento de la TVP aguda y la EP en el embarazo debido a su eficacia y seguridad equivalentes o superiores en comparación con la heparina no fraccionada.B35 Revisión sistemáticaLas HBPM son los agentes de elección para la tromboprofilaxis prenatal.A35, 42 Revisión sistemática35 y revisión Cochrane42

Trabajo de parto y parto con heparina

ResumenEl tromboembolismo venoso (TEV), que puede manifestarse como embolia pulmonar (EP) o trombosis venosa profunda (TVP), es una enfermedad grave y potencialmente mortal. El tratamiento y la prevención de la TEV relacionada con la obstetricia se complican por la necesidad de tener en cuenta el bienestar fetal, además del materno, a la hora de tomar decisiones de tratamiento. Aunque las tasas absolutas de TEV en esta población son bajas, la TEV asociada a la obstetricia es una causa importante de morbilidad y mortalidad materna. Este manuscrito, iniciado por el Foro de Anticoagulación, ofrece una guía clínica práctica sobre la prevención y el tratamiento de la TEV asociada a la obstetricia, basada en las directrices existentes y en la opinión consensuada de los expertos, basada en la literatura disponible cuando no existen directrices.

prescrito para reducir la probabilidad de desarrollar un síndrome postrombótico [19, 22, 23]. Sin embargo, un reciente ensayo multicéntrico controlado con placebo que incluyó a pacientes no embarazadas informó de que estas medias no prevenían esta complicación ni reducían el riesgo de TEV recurrente [117]. Además, aunque se cree que las medias graduadas pueden ser útiles para el alivio de los síntomas agudos, un análisis de subgrupos de este estudio sugiere que, al menos en la población no embarazada, esto puede no ser así [118].No ha habido estudios que evalúen la duración óptima del tratamiento anticoagulante para el tratamiento de la TEV relacionada con el embarazo. En pacientes no embarazadas con TEV, la evidencia apoya una duración mínima del tratamiento de 3 meses [24]. Dado el mayor riesgo de TEV en las mujeres embarazadas y tras el parto, las directrices disponibles sugieren que los anticoagulantes se mantengan durante todo el embarazo y el periodo posparto, y durante un mínimo de 3 meses [19, 21-25].

Cómo tomar la heparina inyectable durante el embarazo

Información adicionalNota del editorSpringer Nature se mantiene neutral con respecto a las reclamaciones jurisdiccionales en los mapas publicados y las afiliaciones institucionales.ApéndiceApéndiceResultados detallados del estudio

Acceso abierto Este artículo se distribuye bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International License (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/), que permite su uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre y cuando se dé el debido crédito al autor o autores originales y a la fuente, se proporcione un enlace a la licencia Creative Commons y se indique si se han realizado cambios. La renuncia a la Dedicación de Dominio Público de Creative Commons (http://creativecommons.org/publicdomain/zero/1.0/) se aplica a los datos disponibles en este artículo, a menos que se indique lo contrario.

Reimpresiones y permisosAcerca de este artículoCite este artículoPapadakis, E., Pouliakis, A., Aktypi, Α. et al. Low molecular weight heparins use in pregnancy: a practice survey from Greece and a review of the literature.

Cuándo empezar a tomar aspirina y heparina en el embarazo

La heparina es un medicamento anticoagulante. Esto significa que retrasa la coagulación de la sangre o la «diluye». Hay varios tipos de heparina; la que solemos utilizar es una heparina de bajo peso molecular (HBPM), como la enoxaparina (también conocida como Clexane) o la dalteparina.

La trombosis venosa es una enfermedad en la que se forma un coágulo de sangre (trombo) en una vena (trombosis venosa). Lo más habitual es que la trombosis venosa se produzca en las «venas profundas» de las piernas, los muslos o la pelvis, lo que se denomina trombosis venosa profunda o TVP. Una TVP puede limitar el flujo sanguíneo a través de la vena, causando hinchazón y dolor, pero existe el riesgo de que se desprenda y viaje por el torrente sanguíneo. Esto se denomina émbolo. Si el émbolo se aloja en el pulmón, se denomina émbolo pulmonar (EP). Un EP puede provocar problemas respiratorios, dolor en el pecho y tos con sangre, pero un EP de gran tamaño puede provocar un colapso y poner en peligro la vida. Sin embargo, el riesgo de desarrollar un émbolo pulmonar, una vez que se ha diagnosticado y tratado una TVP, es extremadamente pequeño.