Enfermedad de Menetrier

El cáncer gástrico HER2-positivo muestra un marcado engrosamiento de la pared gástrica en las ecografías y tomografías computarizadas. ¿Un fenómeno casual o un comportamiento específico de este tipo de cáncer? Informe de tres casos

El cáncer gástrico es el cuarto tipo de cáncer más diagnosticado en el mundo y la segunda causa de muerte relacionada con el cáncer. Recientemente se ha demostrado que entre el 15 y el 20% de los carcinomas gastroesofágicos avanzados sobreexpresan el receptor epidérmico humano 2 (HER2), uno de los cuatro receptores epidérmicos humanos identificados. Al igual que en el cáncer de mama HER2-positivo, el trastuzumab, un anticuerpo monoclonal dirigido al receptor HER2, con quimioterapia mejora el pronóstico, el tiempo de progresión y la supervivencia global en pacientes con cáncer gástrico avanzado. Sin embargo, hasta donde sabemos, la apariencia del adenocarcinoma gástrico HER2-positivo en las exploraciones de US y CT no se ha descrito previamente y no se han encontrado imágenes de CT y US de esta variante de adenocarcinoma. En este trabajo se presentan tres casos de pacientes con cáncer gástrico HER2-positivo que mostraron un marcado engrosamiento de la pared gástrica en la ecografía y la TC.

Radiopedia del linfoma gástrico

Los grandes pliegues gástricos pueden ser el resultado de trastornos infecciosos, inflamatorios, neoplásicos, vasculares y de infiltración que afectan a una parte o a toda la pared gástrica. La infección por Helicobacter pylori de la mucosa gástrica se asocia a una gastritis activa caracterizada por la infiltración de la mucosa y la submucosa con neutrófilos, eosinófilos, macrófagos y linfocitos. Los objetivos del estudio eran: 1) estudiar a los pacientes con grandes pliegues gástricos observados en la tomografía computarizada, la serie gastrointestinal superior o la endoscopia, con endoscopia y biopsias y ecografía endoscópica para determinar la prevalencia de la infección por H. pylori y la localización del engrosamiento dentro de la pared gástrica; 2) volver a examinar a los pacientes infectados por H. pylori con ecografía después del tratamiento antimicrobiano para determinar si la resolución del engrosamiento de la pared acompañaba a la erradicación de H. pylori y la mejora de la gastritis histológica.

Se estudiaron 32 pacientes con pliegues gástricos engrosados. Dieciocho pacientes tenían infección por H. pylori y fueron tratados con amoxicilina 1 g b.i.d. y omeprazol 40 mg b.i.d. x 14 días. Un mes después de la terapia antimicrobiana, los pacientes fueron reexaminados por EUS, y se obtuvieron biopsias gástricas.

Radiopedia del estómago

El cáncer gástrico es una de las principales causas de muerte relacionadas con el cáncer en todo el mundo [1]. Su prevalencia muestra una gran variación según las regiones geográficas. Es especialmente frecuente en países como Japón, Corea y China [2]. El programa de detección precoz del carcinoma gástrico ha dado buenos resultados en Japón con los cribados actuales. En el mundo occidental, el 80% de los pacientes tienen carcinoma gástrico en estadios avanzados en el momento del diagnóstico y tienen un mal diagnóstico [3]. El único tratamiento curativo probado del carcinoma gástrico consiste en la resección gástrica total y la resección de los ganglios linfáticos adyacentes [4]. Por otra parte, la tasa de supervivencia a 5 años de los carcinomas gástricos resecables se sitúa entre el 10 y el 30% [5]. Las modalidades de tratamiento, como la quimioterapia y la radioterapia, disminuyen el estadio de la enfermedad en los carcinomas gástricos inoperables en estadio avanzado y aumentan las tasas de supervivencia [6-8]. Por lo tanto, la determinación de la profundidad de la invasión de la pared gástrica, la invasión de órganos adyacentes, la afectación ganglionar y la metástasis en órganos distantes tienen una importancia vital.

Cáncer gástrico

La paciente acudió a nosotros por vómitos profusos, disfagia, dolor gástrico y pérdida de peso. Una radiografía de abdomen puso de manifiesto un evidente nivel de líquido gástrico, una voluminosa opacidad redondeada en posición mesogástrica y una lesión calcificada a la izquierda de la columna vertebral. Los marcadores oncológicos de laboratorio estaban alterados: Ca 15,3: 29,5 U/mL, Ca 19,9: 992,5 U/mL, CEA: 11,8 ng/mL.Un TAC posterior con contraste señaló un evidente engrosamiento del antro gástrico con pérdida del patrón regular de la mucosa y notables adenopatías en la región peripancreática y celíaca. La lesión de alta densidad situada en el lado izquierdo de la columna vertebral en la radiografía abdominal estaba relacionada con un ganglio linfático calcificado en la raíz del mesenterio. Un efecto estenótico con un nivel de líquido aéreo proximal a la lesión fue significativamente evidente. Una biopsia del antro gástrico permitió diagnosticar un adenocarcinoma.Por último, el paciente fue sometido a un examen de bario con doble contraste del tracto gastrointestinal superior que confirmó la lesión antral estenosante, y una lesión voluminosa ab-extrinseco-compresiva del corpus gástrico, que conducía a los ganglios linfáticos celíacos adyacentes crecidos. La canalización era reducida con opacificación del duodeno. Proximalmente el fondo de estómago estaba distendido y mostraba un patrón mucoso y una motilidad normales.