Lectura de libros de investigación

Los bebés deben aprender a procesar los sonidos. A principios del jardín de infancia o del preescolar, el niño debe aprender el procesamiento fonológico, que es la capacidad de manipular los sonidos del lenguaje, como añadir o eliminar sonidos para formar palabras. A continuación, el niño debe aprender a leer palabras sueltas y desarrollar el vocabulario necesario para leer y comprender frases y párrafos y, por último, dominar la capacidad de leer con fluidez a una velocidad razonable.

“Tiene que decodificar las palabras, tiene que tener el vocabulario una vez que decodifica las palabras, tiene que conocer el significado de las palabras y tiene que leer con fluidez para poder comprender un párrafo entero”, dice Gaab. “Todo esto tiene que confluir para que la comprensión lectora tenga éxito”.

En la lectura y la comprensión intervienen varias regiones del cerebro. Entre ellas están el lóbulo temporal, responsable de la conciencia fonológica y de la decodificación y discriminación de los sonidos; el área de Broca en el lóbulo frontal, que gobierna la producción del habla y la comprensión del lenguaje; y las circunvoluciones angular y supramarginal, que enlazan diferentes partes del cerebro para que las formas de las letras puedan unirse para formar palabras.

Lectura y salud

El pasado mes de enero, un neurocientífico llamado Stanislas Dehaene publicó un estudio sobre el gran impacto que tiene la lectura en el cerebro. Realizó su estudio con treinta y un adultos brasileños que aprendieron a leer desde una edad temprana, veintidós adultos que aprendieron a leer en la edad adulta y diez que nunca aprendieron a leer. Su estudio se realizó utilizando imágenes de resonancia magnética funcional para medir la función cerebral de los adultos mientras respondían a tareas de lenguaje oral, lenguaje escrito y visual. A partir de este estudio se han sacado algunas conclusiones sobre cómo la lectura ayuda a mejorar el funcionamiento del cerebro.

El lóbulo occipital es la zona del cerebro que procesa la información visual. Entre los lectores se vio reforzado, lo que demuestra que los lectores alfabetizados podían procesar la información visual con mayor precisión.    La lectura es una forma de ejercicio visual. La estimulación visual de la lectura ejercita el lóbulo occipital.    Esto ayuda a la imaginación, lo que también ayuda a la creatividad. El lóbulo occipital también tiene un gran impacto en la toma de decisiones.

Definición de la lectura de estímulos

Estás sentado en una sala silenciosa con otros cientos de estudiantes. La siguiente sección del SAT es la comprensión lectora: tu peor asignatura. Lees el primer pasaje del texto con atención, intentando recordar los detalles importantes. Pero la primera pregunta de comprensión pregunta sobre algo que no recuerdas haber leído, así que vuelves a leer más despacio. Ya han pasado 10 minutos y sigues con la primera pregunta. Se te acaba el tiempo, y si no haces bien este examen, tus posibilidades de entrar en una buena universidad se esfuman.

La comprensión lectora es una tarea complicada, que requiere no sólo entender palabras y frases sueltas, sino también asimilar rápidamente conceptos y detalles. Para las personas con autismo, este proceso es aún más difícil. En este proyecto, intentamos mejorar la comprensión lectora de estos individuos mediante una intervención de lectura única que combina la investigación empírica de los campos de la educación y la neurociencia cognitiva.

El trastorno del espectro autista (TEA) afecta a uno de cada 68 niños. Se cree que los déficits de comprensión surgen de las dificultades para integrar los significados de varias piezas de información, un proceso llamado integración semántica. Este proyecto pretende mejorar la integración semántica en los lectores con TEA mediante el desarrollo de una intervención basada en The Reading Edge, un programa de alfabetización del plan de estudios Success for All. The Reading Edge hace hincapié en las habilidades de integración semántica, como el uso de los conocimientos previos para proporcionar el contexto. Dado que se centra en las mismas habilidades con las que luchan los lectores con TEA, puede ayudar a mejorar su comprensión.

Memoria de lectura

La estimulación cerebral no invasiva (NIBS) permite modular de forma activa y no invasiva la función cerebral. Además de inhibir procesos específicos, la NIBS también puede mejorar las funciones cognitivas, lo que podría utilizarse para la prevención e intervención de problemas de aprendizaje como la dislexia. Sin embargo, a pesar del creciente interés en la modulación de las capacidades de aprendizaje, se echa en falta una revisión completa y actualizada que sintetice los estudios sobre NIBS con disléxicos. Aquí, llenamos este vacío y dilucidamos el potencial de los SNIB como opción de tratamiento en la dislexia. Los resultados de los 15 estudios incluidos sugieren que las sesiones repetidas de entrenamiento de la lectura combinadas con diferentes protocolos de SRIE pueden inducir mejoras duraderas en el rendimiento de la lectura en niños y adultos disléxicos, abriendo vías prometedoras para futuras investigaciones. En particular, las áreas de lectura “clásicas” parecen ser moduladas con mayor éxito a través de los NIBS, y los protocolos facilitadores pueden mejorar varios subprocesos relacionados con la lectura. Además, destacamos la necesidad de seguir explorando el potencial de modular la función del córtex auditivo como enfoque de preintervención e intervención para los niños afectados, por ejemplo, para evitar el desarrollo de las dificultades auditivas y fonológicas que constituyen el núcleo de la dislexia. Por último, esbozamos cómo los estudios futuros pueden aumentar nuestra comprensión de la base neurobiológica de las mejoras inducidas por los NIBS en la dislexia.