Comentarios

Una hernia discal se produce cuando el centro gelatinoso de un disco vertebral se rompe a través de una zona débil en la dura pared exterior, de forma similar a cuando se exprime el relleno de un donut de gelatina. Cuando el material del disco toca o comprime un nervio espinal, puede producirse dolor en el cuello o en el brazo, entumecimiento u hormigueo. El tratamiento con reposo, medicación para el dolor, inyecciones en la columna y fisioterapia es el primer paso para la recuperación. La mayoría de las personas mejoran en 6 semanas y vuelven a la actividad normal. Si los síntomas continúan, puede recomendarse la cirugía.

La columna vertebral está formada por 24 huesos móviles llamados vértebras. La sección cervical (cuello) de la columna vertebral soporta el peso de su cabeza (aproximadamente 10 libras) y le permite doblar la cabeza hacia adelante y hacia atrás, de lado a lado, y girar 180 grados. Hay 7 vértebras cervicales numeradas de C1 a C7. Las vértebras están separadas por discos, que actúan como amortiguadores impidiendo que las vértebras se rocen. El anillo exterior del disco se llama anillo. Tiene bandas fibrosas que se unen entre los cuerpos de cada vértebra. Cada disco tiene un centro relleno de gel llamado núcleo. En cada nivel del disco, un par de nervios espinales salen de la médula espinal y se ramifican hacia su cuerpo. La médula espinal y los nervios espinales actúan como un «teléfono», permitiendo que los mensajes, o impulsos, viajen de un lado a otro entre el cerebro y el cuerpo para transmitir la sensación y controlar el movimiento (véase Anatomía de la columna vertebral).

Yoga para el cuello

Sería difícil conducir, mantener una conversación o simplemente seguir el día con el cuello dolorido y rígido por una hernia discal cervical. Sin embargo, en muchos casos, unos cuantos ejercicios para la hernia cervical pueden ayudar a fortalecer los músculos y aliviar estos síntomas potencialmente incapacitantes.

La columna cervical está formada por siete vértebras que comienzan justo debajo del cráneo y continúan hasta la parte superior de la espalda. Entre estos huesos hay unas estructuras parecidas a cojines, llamadas discos, que tienen un exterior más firme y un interior más blando y gelatinoso. En ocasiones, el interior gelatinoso del disco (llamado núcleo pulposo) se desprende o hernia a través de un desgarro en el exterior.

Cuando esto ocurre, el núcleo pulposo puede entrar en contacto con los nervios a lo largo de la columna vertebral, lo que puede causar varios síntomas diferentes, según Emory Healthcare. Entre los más comunes está el dolor en el cuello, que puede irradiarse hacia el hombro, el brazo o la mano.

Una hernia también puede provocar entumecimiento o un hormigueo similar a una descarga eléctrica en estas mismas zonas, causado por el contacto del material del disco con el nervio. Además, no es infrecuente experimentar debilidad en los músculos del brazo, lo que dificulta levantar el brazo o utilizarlo para bañarse o vestirse.

Ejercicio cervical

Se incluyeron en el estudio 50 pacientes con dolor de cuello y hernia de disco cervical, divididos aleatoriamente en dos grupos: estabilidad cervical y estabilidad cervical-core. El entrenamiento se aplicó tres veces por semana en tres fases, y tuvo una duración total de 8 semanas. Se evaluaron el dolor, la activación y la resistencia estática de los músculos flexores cervicales profundos, la resistencia estática de los músculos del cuello, el diámetro transversal del M. Longus Colli, la resistencia estática de los músculos del tronco, la discapacidad y la cinesiofobia.

El dolor, la activación y la resistencia estática de los flexores cervicales profundos, la resistencia estática de los músculos del cuello, el diámetro transversal del M. Longus Colli, la resistencia estática de los músculos del tronco, la discapacidad y la cinesiofobia mejoraron en ambos grupos tras las sesiones de entrenamiento (p < 0,05). La comparación de la eficacia de estos dos métodos de entrenamiento reveló que el grupo de estabilidad cervical produjo un mayor aumento del diámetro transversal derecho del M. Longus Colli (p < 0,05). Sin embargo, la resistencia estática de los músculos del tronco y la cinesiofobia mostraron una mejoría en el grupo de estabilidad cervical (p < 0,05).

Disco abultado en el cuello

La columna vertebral está formada por una serie de vértebras (huesos) amortiguadas por discos. Cuando un disco se lesiona o se deteriora debido a una enfermedad o al envejecimiento, puede producirse una hernia discal. Hay formas de evitar el desarrollo de esta afección con ejercicio, tomando precauciones y haciendo cambios en el estilo de vida.

En pocas palabras, el material de amortiguación entre las vértebras de la columna vertebral actúa como un amortiguador. El disco tiene una capa exterior llamada anillo que está formada por un tejido resistente. El anillo protege un tejido interior más blando llamado núcleo. Una rotura o desgarro en el anillo permite que el núcleo sea empujado hacia fuera y hacia el canal espinal.

Una hernia discal también se denomina comúnmente disco abultado o hernia discal. El canal espinal atraviesa cada vértebra de la espalda y es lo suficientemente grande como para contener el nervio espinal (médula espinal). El núcleo que entra en el canal espinal a través de la rotura o desgarro del anillo está invadiendo un espacio abarrotado, y es probable que el disco se desplace al mismo tiempo, lo que significa que se ejerce presión sobre el nervio espinal. El resultado es un cierto grado de dolor.