¿Es peligrosa la insuficiencia venosa?

Los artículos de Verywell Health son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud. Estos revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Keri Peterson, MD, está certificada en medicina interna y tiene su propia consulta privada en el Upper East Side de Manhattan. Es miembro del Lenox Hill Hospital y del Mount Sinai Medical Center.

La palabra «varices» viene del latín «varix», que significa «retorcido». Las varices son venas agrandadas y retorcidas que suelen tener un color morado azulado. Las pequeñas válvulas unidireccionales de las venas garantizan que la sangre sólo fluya hacia el corazón. En algunas personas, estas válvulas se debilitan y la sangre se acumula en las venas, lo que hace que se agranden anormalmente.

Las varices son más frecuentes en las piernas porque éstas deben trabajar contra la gravedad. Estar de pie aumenta la presión sobre las venas de las piernas. Las varices son una afección común en Estados Unidos. Afectan hasta al 25% de las mujeres y hasta al 15% de los hombres.

Tratamiento temprano de la insuficiencia venosa

La insuficiencia venosa crónica se produce cuando las venas de las piernas no permiten que la sangre vuelva a fluir hacia el corazón. Normalmente, las válvulas de las venas se encargan de que la sangre fluya hacia el corazón. Pero cuando estas válvulas no funcionan bien, la sangre también puede fluir hacia atrás. Esto puede hacer que la sangre se acumule en las piernas.

El médico le hará una historia clínica y un examen. También es posible que le hagan una prueba de imagen llamada ecografía dúplex. En ella se observa el flujo sanguíneo y la estructura de las venas de las piernas. Comprueba la velocidad y la dirección del flujo sanguíneo en los vasos sanguíneos.

Insuficiencia venosa crónica

La IVC, o inflamación de las piernas, es un trastorno extremadamente común que afecta a millones de estadounidenses. Si no se trata, la insuficiencia venosa provoca una presión elevada en las venas que empeora con el tiempo y puede provocar cambios permanentes importantes y dolorosos en la piel. Esto aumenta el riesgo de que la piel se rompa o se formen úlceras, que son muy difíciles de curar. Esta afección se agrava al estar de pie y sentado durante mucho tiempo, al aumentar el consumo de sal y líquidos y, sobre todo, al aumentar de peso y la obesidad. La buena noticia es que los pacientes pueden obtener un alivio significativo y llevar un estilo de vida normal y productivo si cumplen con los cambios de estilo de vida específicos que se describen a continuación.

En las venas sanas, hay múltiples válvulas unidireccionales que sólo permiten que la sangre fluya hacia arriba, fuera de las piernas, de vuelta al corazón. Al ponerse de pie o sentarse, las válvulas se cierran y evitan que la sangre fluya hacia atrás, hacia las piernas. Con el tiempo, las válvulas pueden tener fugas y la sangre fluye hacia abajo, de vuelta a las piernas. Esto provoca una presión elevada en las venas de las piernas y hace que el líquido salga y se acumule en ellas por efecto de la gravedad. El pigmento de la sangre se acumula bajo la piel y provoca un oscurecimiento permanente de la misma. Existen buenas opciones para mejorar su condición. Éstas pueden proporcionarle un gran alivio y proteger sus piernas de un daño permanente, pero esto requiere un fuerte compromiso por su parte. Por favor, lea y siga cuidadosamente estas directrices.

Tratamiento del reflujo venoso en las piernas

La insuficiencia venosa crónica se produce cuando las venas de las piernas no permiten que la sangre vuelva a fluir hacia el corazón. Normalmente, las válvulas de las venas se encargan de que la sangre fluya hacia el corazón. Pero cuando estas válvulas no funcionan bien, la sangre también puede fluir hacia atrás. Esto puede hacer que la sangre se acumule en las piernas.

El médico le hará una historia clínica y un examen. También es posible que le hagan una prueba de imagen llamada ecografía dúplex. En ella se observa el flujo sanguíneo y la estructura de las venas de las piernas. Comprueba la velocidad y la dirección del flujo sanguíneo en los vasos sanguíneos.