Mal aliento después de lavarse los dientes

El principal síntoma de la halitosis es un mal olor de la boca que se considera más allá de un nivel socialmente aceptable. El olor puede ser peor por la mañana o después de fumar, beber café o comer ciertos alimentos como el ajo.

Los dentistas suelen diagnosticar la halitosis. El diagnóstico se basa en el historial de la persona y el olor de la boca durante el examen dental. Se revisa toda la boca para ver si se puede encontrar una causa, como una infección Si el dentista no puede encontrar la causa, le remitirá a un especialista adecuado, como un médico.

Si la causa es una enfermedad subyacente de las encías, el dentista puede tratarla. O puede ser remitido a un especialista oral, en la mayoría de los casos, un periodoncista. Una limpieza periodontal suele ayudar a eliminar las bacterias y el sarro o la placa que se ha acumulado y está causando la inflamación en la línea de las encías.

Tratamiento del mal aliento

Australia Austria Bélgica Brasil Canadá China Francia Alemania Grecia Hungría India Irlanda Italia Japón Líbano Países Bajos Pakistán Polonia Portugal Rumanía Rusia Arabia Saudí España Suiza Taiwán Tailandia Turquía Emiratos Árabes Unidos Estados Unidos de América

Cuando tienes halitosis y tu aliento huele mal, puede ser embarazoso y hacerte sentir incómodo en situaciones sociales o al acercarte a alguien. Por eso es importante conocer mejor las causas de la halitosis.  A continuación veremos seis posibles causas de la halitosis y qué hacer con ellas:

La placa bacteriana se acumula constantemente sobre, alrededor y entre los dientes, y puede ser la responsable de la halitosis. A medida que estas bacterias descomponen las partículas de los alimentos en la boca, pueden liberar un gas de olor desagradable que hace que el aliento huela mal.

Si comes alimentos con un olor fuerte, como el ajo, la cebolla y las especias, o bebes café o alcohol, esto puede hacer que tu aliento huela temporalmente. La mejor manera de evitar esto es evitar estos tipos de alimentos y bebidas.

Mal aliento

Casi todo el mundo experimenta el mal aliento de vez en cuando. Pero para algunas personas, el mal aliento es un problema diario, y luchan por encontrar una solución. Aproximadamente el 30% de la población se queja de algún tipo de mal aliento. La halitosis (que en latín significa «mal aliento») suele producirse después de una comida con ajo o por la mañana después de despertarse. Otras causas de la halitosis temporal son algunas bebidas (incluidas las alcohólicas o el café) y el consumo de tabaco.

Algunas personas pueden no ser conscientes de su propia halitosis y enterarse por un familiar, amigo o compañero de trabajo, lo que les provoca cierto grado de malestar y angustia. En casos graves, el mal aliento (así como el mal olor corporal) puede afectar negativamente a las relaciones personales y a la calidad de vida de la persona.

El mal aliento puede originarse tanto dentro como fuera de la boca. El mal aliento suele estar causado por las bacterias presentes en los dientes y los restos de la lengua. Por eso no es de extrañar que la mayoría de los casos de halitosis estén asociados a una mala higiene bucal, a enfermedades de las encías como la gingivitis y la periodontitis, y a la sequedad bucal, una afección en la que las glándulas salivales no pueden producir suficiente saliva para mantener la boca húmeda. Una visita al dentista puede ayudar a descartar una enfermedad periodontal y a identificar cualquier problema bucal que pueda estar contribuyendo al mal aliento.

Cómo saber si tu aliento apesta

La halitosis -o mal aliento crónico- es algo que no pueden resolver los caramelos de menta, el enjuague bucal o un buen cepillado. A diferencia del «aliento matutino» o de un fuerte olor que persiste después de comer un sándwich de atún, la halitosis permanece durante un tiempo prolongado y puede ser un signo de algo más grave.

Problemas dentales: Las caries y las bolsas más profundas de la enfermedad de las encías dan a las bacterias del mal aliento lugares adicionales para esconderse en la boca que son difíciles de eliminar cuando te cepillas o limpias entre los dientes. Cualquiera de ellos puede contribuir a la halitosis.

Infecciones de boca, nariz y garganta: Según la Clínica Mayo, los problemas de nariz, senos nasales y garganta que pueden provocar goteo postnasal también pueden contribuir al mal aliento. Las bacterias se alimentan de la mucosidad que el cuerpo produce cuando está luchando contra algo como una infección de los senos paranasales, lo que hace que se huela y apeste.

Boca seca: La saliva contribuye en gran medida a tu salud dental y a tu aliento. Enjuaga y elimina los restos no deseados de la boca, ayuda a descomponer los alimentos cuando comes y proporciona sustancias que combaten las enfermedades para ayudar a prevenir las caries y las infecciones. Si no produces suficiente saliva, un signo puede ser la halitosis. La sequedad bucal puede estar causada por medicamentos, ciertas afecciones médicas, el consumo de alcohol, el consumo de tabaco o el exceso de cafeína.