La mejor jugadora de la FIFA 2018 – Entrevista a Marta

El Día Internacional de la Mujer celebra hoy los logros sociales, económicos, culturales y políticos de las mujeres y marca una llamada a la acción para acelerar la paridad de género. Nos reunimos con Marta Jimeno, Directora Global de Diversidad e Inclusión en Siemens Gamesa. Conozca su trayectoria profesional y cómo aboga por un lugar de trabajo diverso e inclusivo.

Como la diversidad y la inclusión están presentes en todo lo que hacemos y decimos, eso incluye una amplia gama de temas, como la contratación, el comportamiento del equipo, el liderazgo y la cultura corporativa. Mi función es liderar el tema desde una perspectiva descendente, lo que significa que desarrollo la estrategia global y los planes de acción, así como los mecanismos que utilizamos para mejorar la forma de contratar, avanzar en la igualdad salarial, ofrecer oportunidades de aprendizaje y desarrollo profesional, informar y medir los KPI y establecer grupos de recursos para los empleados. Los planes de acción y los mecanismos son adoptados por nuestras organizaciones locales de RRHH en todo el mundo.

A lo largo de mi carrera, me he encontrado con colegas y directivos de todos los géneros que no eran capaces de ver más allá del hecho de que soy una mujer. Sin embargo, también he encontrado aliados -la mayoría de las personas- que me juzgaban en función de sus méritos y competencias, y no sólo de su género.

Reacción de Marta – La mejor jugadora de la FIFA 2018

Las mujeres son más religiosas que los hombres. A pesar de estar excluidas de los puestos de liderazgo, en casi todas las culturas y tradiciones religiosas, las mujeres son más propensas que los hombres a rezar, a rendir culto y a afirmar que su fe es importante para ellas. Las mujeres también dominan el mundo de la espiritualidad «New Age» y son mucho más supersticiosas que los hombres. Este libro revisa el ya considerable cuerpo de investigación social para considerar si la brecha de género en la religión es realmente universal. Marta Trzebiatowska y Steve Bruce critican ampliamente las explicaciones que compiten por las diferencias encontradas. Llegan a la conclusión de que la brecha de género no es el resultado de la biología, sino más bien la consecuencia de importantes diferencias sociales que se superponen y refuerzan entre sí. La responsabilidad de gestionar el nacimiento, la crianza y la muerte, por ejemplo, y las actitudes hacia el cuerpo, la enfermedad y la salud, juegan un papel importante. En Occidente, la brecha de género es exagerada porque los cambios sociales que socavaron la plausibilidad de la religión afectaron primero a los hombres. Allí donde la vida de hombres y mujeres se asemeja más, y donde crece la indiferencia religiosa, la brecha de género desaparece gradualmente. Escrito en un estilo accesible, pero extrayendo algunas conclusiones sólidas, el objetivo principal del libro es servir de revisión del estado de la cuestión para los interesados en una de las mayores diferencias entre el comportamiento masculino y femenino. Leer más

¿Por qué las mujeres son más religiosas que los hombres? con Marta

EL CORO DE MUJERES es una forma moderna de teatro coral creada por Marta Górnicka. El nacimiento del CORO DE MUJERES fue acompañado por una idea de «recuperar la voz femenina» y crear un teatro coral postmoderno – un concepto estético, formal e ideológico de teatro, que fusiona el poder original de la escena occidental de la voz/cuerpo colectivo con la crítica contemporánea del lenguaje como herramienta de poder.

El primer proyecto del CHORUS: «Este es el CORO hablando: Sólo 6 a 8 horas, sólo 6 a 8 horas» se estrenó el 13 de junio de 2010. El espectáculo fue votado como el MEJOR ESPECTÁCULO DE TEATRO ALTERNATIVO Y MUSICAL DE POLONIA en la temporada 2009/2010 por la revista «Teatr».

«La dramaturgia moderna ha cortado todos los lazos con el coro, privándose así de una cierta dimensión de lo trágico. Hay que devolver el coro a la escena y encontrar nuevas formas para su presencia teatral; hay que devolver las mujeres al coro».

El segundo proyecto MAGNIFICAT ha sido galardonado con el Gran Premio del Jurado de la XLVII Revista de Teatro de Pequeñas Formas KONTRAPUNKT 2012, así como con el premio principal al mejor director y con el premio del público en el Festival M-teatro 2012 de Koszalin. MAGNIFICAT también ganó el prestigioso premio a la mejor actuación en el Festival Mess de Sarajevo en la categoría Future MESS, así como dos premios especiales de los periodistas de Radio Sarajevo y Hrabri Novi Svijetmagazine. Marta Górnicka también recibió el Primer Premio de Dirección de MAGNIFICAT en el Festival Europeo de Jóvenes Directores FastForward de Braunschweig.

Marta, ¿la mejor futbolista de todos los tiempos?

Las mujeres son más religiosas que los hombres. A pesar de estar excluidas de las posiciones de liderazgo, en casi todas las culturas y tradiciones religiosas, las mujeres son más propensas que los hombres a rezar, a rendir culto y a afirmar que su fe es importante para ellas. Las mujeres también dominan el mundo de la espiritualidad de la Nueva Era y son mucho más supersticiosas que los hombres.

Las mujeres son más religiosas que los hombres. A pesar de estar excluidas de las posiciones de liderazgo, en casi todas las culturas y tradiciones religiosas, las mujeres son más propensas que los hombres a rezar, adorar y afirmar que su fe es importante para ellas. Las mujeres también dominan el mundo de la espiritualidad de la Nueva Era y son mucho más supersticiosas que los hombres.Este libro revisa el ahora considerable cuerpo de investigación social para considerar si la brecha de género en la religión es realmente universal. Marta Trzebiatowska y Steve Bruce critican ampliamente las explicaciones que compiten por las diferencias encontradas. Llegan a la conclusión de que la brecha de género no es el resultado de la biología, sino más bien la consecuencia de importantes diferencias sociales que se superponen y refuerzan entre sí. La responsabilidad de gestionar el nacimiento, la crianza y la muerte, por ejemplo, y las actitudes hacia el cuerpo, la enfermedad y la salud, juegan un papel importante. En Occidente, la brecha de género es exagerada porque los cambios sociales que socavaron la plausibilidad de la religión afectaron primero a los hombres. Allí donde las vidas de hombres y mujeres se asemejan más, y donde crece la indiferencia religiosa, la brecha de género desaparece gradualmente.Escrito en un estilo accesible, al tiempo que extrae algunas conclusiones sólidas, el objetivo principal del libro es servir de revisión del estado de la cuestión para aquellos interesados en una de las mayores diferencias entre el comportamiento masculino y femenino.