Temblores y vómitos durante el parto

El parto es el proceso físico por el que pasas cuando das a luz a tu pequeño. Durante el parto, el útero se contrae y el cuello uterino se abre, lo que permite que el bebé salga al mundo por primera vez. Aunque la experiencia del parto es diferente para cada persona y nadie puede predecir su duración, hay tres etapas clave por las que pasan todas las mujeres.

Para muchas mujeres, el primer síntoma del parto es una sensación de calambres, algo parecido a los dolores de la regla. También es posible que sientas un poco de dolor en la parte baja del vientre o en la espalda. También es muy común tener diarrea o sentirse mal o con náuseas.

Si tienes alguna duda sobre si crees que estás de parto, llama a tu unidad de maternidad. No te preocupes, están ahí para ayudarte y prefieren que tú y tu pequeño estéis seguros y felices.

Durante estas primeras fases del parto es posible que no tengas muchas ganas de comer, pero es buena idea tomar un tentempié o una comida ligera como sopa, cereales o tostadas para mantener tus niveles de energía. Recuerda también beber mucha agua para mantenerte hidratada.

Sacudidas de parto después de dar a luz

Ahora que está embarazada, probablemente esté asistiendo a clases de preparación al parto y leyendo todo lo que pueda sobre el trabajo de parto y el nacimiento. Pero las clases y los libros tienden a dar una visión general, no los detalles sorprendentes -y a veces embarazosos-. Saber lo que se puede esperar hace que el parto sea menos estresante, así que vamos a desvelar las situaciones más comunes (pero de las que se habla poco). Sigue leyendo y prepárate.

¿Quién sabía que los vómitos durante el parto son normales? Yo no lo sabía, hasta que nació mi hija hace casi tres años. Una de las razones por las que ocurre: La epidural puede provocar hipotensión, es decir, un descenso repentino de la presión arterial. “Un signo temprano de esto son las náuseas y los vómitos”, dice el doctor David J. Birnbach, portavoz de la Sociedad Americana de Anestesiólogos y vicepresidente del departamento de anestesiología de la Universidad de Miami. Pero los vómitos pueden producirse incluso si no se ha administrado la epidural, ya sea por el dolor que se experimenta o como resultado de la comida que se asienta en el estómago (la digestión suele detenerse durante el parto). Para mantener los vómitos al mínimo, come sólo alimentos ligeros durante las primeras etapas del parto, y deja de comer por completo -y bebe sólo líquidos claros- una vez que estés en trabajo de parto activo.

Cómo ayudar a las náuseas durante el parto

El parto es el proceso físico por el que pasas al dar a luz a tu pequeño. Durante el parto, el útero se contrae y el cuello uterino se abre, lo que permite que el bebé salga al mundo por primera vez. Aunque la experiencia del parto es diferente para cada persona y nadie puede predecir su duración, hay tres etapas clave por las que pasan todas las mujeres.

Para muchas mujeres, el primer síntoma del parto es una sensación de calambres, algo parecido a los dolores de la regla. También es posible que sientas un poco de dolor en la parte baja del vientre o en la espalda. También es muy común tener diarrea o sentirse mal o con náuseas.

Si tienes alguna duda sobre si crees que estás de parto, llama a tu unidad de maternidad. No te preocupes, están ahí para ayudarte y prefieren que tú y tu pequeño estéis seguros y felices.

Durante estas primeras fases del parto es posible que no tengas muchas ganas de comer, pero es buena idea tomar un tentempié o una comida ligera como sopa, cereales o tostadas para mantener tus niveles de energía. Recuerda también beber mucha agua para mantenerte hidratada.

Vómitos durante las contracciones del parto

A medida que te acercas al final de tu embarazo, es probable que tu emoción esté llegando a su punto álgido. Y es fácil preguntarse si cada sensación inusual en su cuerpo es una señal de que el gran día está a la vuelta de la esquina.

Los signos y síntomas del parto son únicos para casi todas las futuras mamás. Pero a medida que se acerca el momento de dar la bienvenida a su pequeño, es útil estar preparada y saber qué síntomas físicos esperar y cuándo.

Un embarazo normal dura entre 37 y 42 semanas a partir de la fecha de la última menstruación, por lo que, una vez que entras en la década de los 30, tu cuerpo empieza a prepararse para el acontecimiento principal. Los siguientes cambios no significan necesariamente que sea el momento de ir al hospital, pero son señales de que se acerca el gran día:

Algunos de los mayores cambios que experimenta tu cuerpo antes del parto pueden identificarse durante los exámenes cervicales. A medida que se acerca el parto, el cuello uterino puede empezar a ablandarse y borrarse (volverse más fino). Estos cambios permiten que el cuello del útero se dilate (se abra y se ensanche), lo que será necesario para que nazca el bebé.