La mejor posición para dormir para el dolor de espalda superior

«Durante el día, las personas son capaces de moverse y reposicionarse de maneras que pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda», explica. «Por la noche, es difícil seguir cambiando de posición y al mismo tiempo conseguir el sueño reparador que necesitas».

Pero el hecho de que el dolor de espalda se interponga en tu sueño no significa que tengas que aceptarlo. El Dr. Griffin ofrece cinco cosas que hay que saber y que podrían ayudarle a conseguir un sueño más reparador, libre de dolor lumbar.

Tradicionalmente se considera que dormir boca arriba es la mejor posición para la columna vertebral «porque, en teoría, equilibra la distribución de la presión en la espalda», dice el Dr. Griffin. «En otras palabras, es más fácil mantener una posición neutra cuando estás acostado en posición horizontal frente a cuando estás boca abajo o de lado». Pero no se ha demostrado científicamente si eso es cierto o beneficioso.

Dicho esto, es posible que tengas que probar diferentes cosas para ver qué te funciona. «El dolor de espalda es muy específico de cada persona», dice el doctor Griffin. «Hay tantas ‘mejores’ posiciones para dormir para el dolor de espalda como personas con dolor de espalda».

Cómo dormir con dolor de espalda

Nuestra posición para dormir puede influir en gran medida no sólo en la calidad del sueño, sino también en la salud de la columna vertebral, y no hay duda de que ciertas posiciones para dormir son mejores que otras para ayudar en ambas cuestiones.Si está decidido a solucionar su dolor de espalda (y no sólo), practicar una buena higiene del sueño es un primer paso, a menudo subestimado pero bueno, en relación con este asunto.La parte importante cuando se trata de cómo dormimos tiene que ver con la correcta alineación de la columna vertebral mientras nos acostamos. En otras palabras, el objetivo es mantener nuestra columna vertebral en una posición lo más neutra posible, para no someter a nuestra espalda y cuello a una tensión innecesaria.

Dormir mal es perjudicial no sólo para la salud de nuestra columna vertebral, sino para nuestro bienestar general. Dicho esto, dormir mal puede tener un impacto negativo en nuestra calidad de vida, así como en nuestra columna vertebral, provocando varios síntomas y problemas para esta última.En un gran número de casos, dormir mal y una mala posición para dormir tienden a ir de la mano. Como resultado de ello, muchas personas pueden experimentar dolor y rigidez junto con el dolor.

Posición de la almohada para el dolor de cuello

Cuando piensas en que una mala postura provoca problemas ortopédicos como el dolor de espalda o el dolor de cuello, probablemente te venga a la mente la postura de pie o la posición sentada. Pero hay un tercer tipo de postura que puede estar olvidando, y que afecta a su salud tanto como estar de pie o sentado: es su posición al dormir.

Salvo algunas vueltas en la noche, la postura que mantenemos durante el sueño se mantiene durante varias horas. Si algo en el cuerpo está torcido, doblado, clavado bajo otra parte del cuerpo, o sostenido en un ángulo extraño, puede permanecer así durante mucho, mucho más tiempo que cuando estás despierto.

Como probablemente sepas por experiencia, el resultado de una postura incómoda al dormir puede ser doloroso al día siguiente, desde los pinchazos de una extremidad «dormida» hasta la tortura de un calambre en la pierna a mitad de la noche.

Donde la postura al dormir desempeña un papel en el dolor de espalda es en la columna vertebral neutra. Si no te colocas de forma que la columna vertebral se mantenga alineada y relajada, puedes estar cargando un peso excesivo o ejerciendo presión sobre distintas partes de la espalda.

Dormir de lado dolor de espalda

La mejor posición para evitar el dolor de espalda es acostarse boca arriba. Aun así, a muchas personas les resulta la forma más difícil de disfrutar de un sueño profundo. Para conseguir una alineación óptima de la columna vertebral, coloca una almohada debajo de la cabeza o el cuello y otra debajo de las rodillas. Sin embargo, si estás embarazada, debes evitar esta posición porque disminuye la circulación sanguínea hacia el corazón y el bebé.

Dormir de lado con las piernas estiradas es la segunda mejor posición para evitar el dolor de espalda y cuello. También es una buena posición para los roncadores o los que sufren apnea del sueño, ya que mantiene abiertas las vías respiratorias. Si puedes, estira las piernas rectas y mete una almohada entre las rodillas para mantener la columna vertebral en una alineación neutral.

Otro tipo de sueño lateral -con las piernas dobladas hacia arriba- es menos ideal para la espalda. Conocida como posición fetal, puede ser el estilo de sueño más popular, pero favorece una distribución desigual del peso que puede provocar dolor de espalda y de las articulaciones. Intenta enderezar tu cuerpo en una posición relajada, desenfundando la barbilla y ajustando las rodillas. Si estás embarazada, es una forma cómoda de descargar el peso de la espalda.