La esperanza de vida con demencia supera los 80 años

La enfermedad de Alzheimer es un trastorno cerebral que destruye lentamente la memoria y la capacidad de pensar y, finalmente, la capacidad de realizar las tareas más sencillas. En la mayoría de las personas con Alzheimer, los síntomas aparecen por primera vez a una edad avanzada. Las estimaciones varían, pero los expertos sugieren que más de 6 millones de estadounidenses, la mayoría de ellos de 65 años o más, pueden tener demencia causada por el Alzheimer.

La demencia es la pérdida del funcionamiento cognitivo -pensar, recordar y razonar- y de las capacidades de comportamiento hasta tal punto que interfiere en la vida y las actividades cotidianas de una persona. La demencia varía en cuanto a su gravedad, desde la fase más leve, en la que apenas empieza a afectar al funcionamiento de la persona, hasta la fase más grave, en la que la persona debe depender completamente de otros para que le ayuden en las actividades básicas de la vida diaria.

Las causas de la demencia pueden variar, dependiendo de los tipos de cambios cerebrales que se produzcan. Otras demencias son la demencia de cuerpos de Lewy, los trastornos frontotemporales y la demencia vascular. Es frecuente que las personas tengan una demencia mixta, es decir, una combinación de dos o más tipos de demencia. Por ejemplo, algunas personas tienen tanto la enfermedad de Alzheimer como la demencia vascular.

La esperanza de vida de los enfermos de Alzheimer

Genevieve* me pidió si podía hablar en privado conmigo tras la sesión de evaluación de su madre y el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer. “No quería preguntar esto delante de ella”, dijo, “pero mi hermano y yo queremos saber… ¿cuánto tiempo le queda?”. La esperanza de vida tras el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer, aunque resulte incómodo hablar de ella, puede ser una información importante para los pacientes y sus familias. Describiré lo que sabemos sobre este tema y algunos de los factores que afectan a la supervivencia con y sin demencia. Tenga en cuenta que esta información se basa en promedios estadísticos, y que puede haber variaciones individuales en la enfermedad y en la capacidad de resistencia de una persona a ella.

La respuesta más honesta a la pregunta de Genevieve puede ser: “Depende”. Tras un diagnóstico de enfermedad de Alzheimer u otra demencia, las personas pueden vivir de meses a años, dependiendo de las circunstancias individuales. Se ha demostrado que factores como la edad, la raza, la genética, los antecedentes de salud, el nivel socioeconómico y la educación influyen en la esperanza de vida de un gran número de personas con Alzheimer.    Sin embargo, la enfermedad de cada individuo es diferente y puede no seguir el curso medio.

Empeoramiento repentino de los síntomas de la demencia

Se habla mucho del dolor emocional que sufren los pacientes y los cuidadores cuando un ser querido pierde los recuerdos a causa del Alzheimer. Pero, ¿qué ocurre con los demás síntomas? He aquí los consejos de una experta del Johns Hopkins sobre lo que hay que tener en cuenta y cómo manejarlo.

La Dra. Li y su equipo investigan cómo las células consolidan sus proteínas dañadas y evitan que se propaguen libremente, para entender cómo tratar mejor enfermedades como el Alzheimer y la ELA. Otro de sus intereses es cómo se dividen los cromosomas cuando una célula se convierte en dos. Aprender más sobre cómo puede ir mal el proceso podría aportar información sobre el desarrollo del cáncer.

Etapas de la enfermedad de alzheimer

La supervivencia tras el diagnóstico de la EA es una información importante para los planificadores sanitarios, los cuidadores, los pacientes y sus familias. La EA se asocia a una esperanza de vida variable, pero reducida. Conocer el tiempo de supervivencia esperado puede empoderar a las personas con EA y a sus familias, pero los clínicos disponen actualmente de una información predictiva limitada. Conocer mejor el pronóstico de los pacientes afectados por la EA y otros trastornos relacionados debería ser de suma importancia para mejorar los planes de atención y ayudar a tomar decisiones médicas, sobre todo en el caso de los pacientes en las fases moderadas-graves de la enfermedad. La esperanza de vida de los pacientes con EA puede variar entre 3 y 10 años. Muchos estudios han tratado de identificar factores predictivos que puedan ser de ayuda para los clínicos. El principal factor predictivo de la esperanza de vida es la edad. Por lo tanto, los cuidadores, los pacientes y sus familias podrían prever una esperanza de vida media de entre 7 y 10 años para los pacientes cuyas afecciones se diagnostican cuando tienen 60 y principios de los 70 años, y de sólo unos 3 años o menos para los pacientes cuyas afecciones se diagnostican cuando tienen 90 años. Las demencias con manifestaciones psiquiátricas y conductuales prominentes y el deterioro de la marcha tienen una progresión más rápida en comparación con la EA. Sin embargo, las numerosas variables que influyen en la esperanza de vida dificultan la definición del pronóstico a pie de cama y se necesitan más estudios para ayudar a los clínicos en su rutina diaria con los pacientes y los cuidadores.