Tiempo de recuperación del esguince de grado 1

Un esguince de tobillo es una lesión muy común. Aproximadamente 25.000 personas la sufren cada día. Un esguince de tobillo puede ocurrir a atletas y no atletas, a niños y a adultos. Puede ocurrir cuando se practica un deporte o una actividad física. También puede ocurrir cuando simplemente se pisa una superficie irregular o se baja en ángulo.

Un ligamento es una estructura elástica. Los ligamentos suelen estirarse dentro de sus límites y luego vuelven a su posición normal. Cuando un ligamento se ve obligado a estirarse más allá de su rango normal, se produce un esguince. Un esguince grave provoca la rotura real de las fibras elásticas.

Los esguinces de tobillo se producen cuando el pie se tuerce, rueda o gira más allá de sus movimientos normales. Se transmite una gran fuerza al aterrizar. Se puede sufrir un esguince de tobillo si el pie se planta de forma irregular en una superficie, más allá de la fuerza normal de la pisada. Esto hace que los ligamentos se estiren más allá de su rango normal en una posición anormal.

Si el pie gira mucho hacia dentro o hacia fuera en relación con el tobillo, las fuerzas hacen que los ligamentos se estiren más allá de su longitud normal. Si la fuerza es demasiado fuerte, los ligamentos pueden romperse. Puede perder el equilibrio cuando el pie se coloca de forma irregular en el suelo. Puede caerse y ser incapaz de mantenerse en pie con ese pie. Cuando se aplica una fuerza excesiva a las estructuras de los tejidos blandos del tobillo, puede incluso oírse un «pop». El resultado es el dolor y la hinchazón.

Esguince de grado 2

Basta con dar un simple paso en falso para sufrir un esguince de tobillo. Un esguince de tobillo es una de las lesiones musculoesqueléticas más comunes en personas de todas las edades, tanto deportistas como personas que no se mueven en el sofá. La lesión se produce cuando uno o varios ligamentos del tobillo se estiran o se rompen, provocando dolor, hinchazón y dificultad para caminar. Muchas personas tratan de aguantar las lesiones de tobillo y no buscan atención médica. Pero si un esguince de tobillo provoca más que un ligero dolor e hinchazón, es importante acudir a un médico. Sin el tratamiento y la rehabilitación adecuados, un tobillo gravemente lesionado puede no curarse bien y perder su amplitud de movimiento y estabilidad, lo que provocaría esguinces recurrentes y más tiempo de inactividad en el futuro.

El tipo más común de esguince de tobillo es una lesión por inversión, o esguince lateral de tobillo. El pie rueda hacia dentro, dañando los ligamentos de la parte exterior del tobillo: el ligamento talofibular anterior, el ligamento calcaneofibular y el ligamento talofibular posterior. (Los ligamentos son bandas de tejido fibroso que conectan hueso con hueso; véase la ilustración).

Tiempo de recuperación de un esguince de tobillo de grado 2

Un esguince de tobillo es una lesión muy común. Aproximadamente 25.000 personas la sufren cada día. Un esguince de tobillo puede ocurrir a atletas y no atletas, a niños y a adultos. Puede ocurrir cuando se practica algún deporte o actividad física. También puede ocurrir cuando simplemente se pisa una superficie irregular o se baja en ángulo.

Un ligamento es una estructura elástica. Los ligamentos suelen estirarse dentro de sus límites y luego vuelven a su posición normal. Cuando un ligamento se ve obligado a estirarse más allá de su rango normal, se produce un esguince. Un esguince grave provoca la rotura real de las fibras elásticas.

Los esguinces de tobillo se producen cuando el pie se tuerce, rueda o gira más allá de sus movimientos normales. Se transmite una gran fuerza al aterrizar. Se puede sufrir un esguince de tobillo si el pie se planta de forma irregular en una superficie, más allá de la fuerza normal de la pisada. Esto hace que los ligamentos se estiren más allá de su rango normal en una posición anormal.

Si el pie gira mucho hacia dentro o hacia fuera en relación con el tobillo, las fuerzas hacen que los ligamentos se estiren más allá de su longitud normal. Si la fuerza es demasiado fuerte, los ligamentos pueden romperse. Puede perder el equilibrio cuando el pie se coloca de forma irregular en el suelo. Puede caerse y ser incapaz de mantenerse en pie con ese pie. Cuando se aplica una fuerza excesiva a las estructuras de los tejidos blandos del tobillo, puede incluso oírse un «pop». El resultado es el dolor y la hinchazón.

Recuperación de un esguince de tobillo de grado 1

Si te has lesionado el tobillo, después de un examen físico completo y algunas pruebas, tu médico clasificaría esa lesión en uno de los tres grados según su gravedad: Grado 1, Grado 2 y Grado 3. El esguince de tobillo de grado 3 es el más grave. En él, el ligamento se ha roto por completo. Esto vendrá acompañado de un fuerte dolor e hinchazón. La articulación será inestable, por lo que no podrás caminar; no sin dolor al menos.

Aunque el esguince de tobillo de grado 3 no es «muy común», a diferencia de los de grado 1 y 2, que son menos graves, puede ocurrir en ciertos casos. Tal vez hayas corrido o saltado sobre una superficie irregular; tal vez hayas tropezado con algo. Las personas que practican deportes intensos, así como las que llevan un estilo de vida sedentario y tienen huesos, articulaciones y músculos en mal estado, son más propensas a sufrir esguinces graves. Cuando se rompe un ligamento por completo, además del dolor agudo y la pérdida extrema de movimiento, se llega a oír o sentir un sonido de estallido.

Como es lógico, el esguince de tobillo de grado 3 tarda mucho en curarse. Si has sufrido esta lesión, como ya hemos dicho, el médico te hará una exploración física e incluso te pedirá algunas pruebas para tener claro el alcance y la gravedad de la lesión. Las pruebas pueden incluir radiografías, resonancia magnética y ecografía. En consecuencia, el médico le indicará un tratamiento y le ofrecerá algunos consejos que deberá seguir religiosamente.