Erstgespräch suchtberatung

El hierro se pierde del cuerpo a través del sudor, el desprendimiento de células intestinales y la pérdida de sangre. Alrededor de un tercio de la población mundial tiene carencia de hierro. Las mujeres que están menstruando corren un mayor riesgo que los hombres y las mujeres posmenopáusicas de padecer una carencia de hierro. Se cree que hasta el 5% de la población australiana padece anemia ferropénica. Funciones del hierro en el organismo Algunas de las muchas funciones del hierro en el organismo son: La ingesta recomendada de hierro en la dieta La persona media necesita absorber sólo una pequeña cantidad de hierro al día para mantenerse sana (alrededor de 1 mg para los hombres adultos y 1,5 mg para las mujeres que menstrúan). Sin embargo, para conseguirlo, necesitamos consumir varias veces esa cantidad. Esto se debe a que nuestro cuerpo sólo absorbe una parte del hierro contenido en los alimentos que comemos.

Esto puede provocar: Síntomas de la anemia ferropénica en los niños Los signos y síntomas de la anemia ferropénica en los niños pueden ser: Causas de la anemia ferropénica en adultos En los adultos, algunas de las causas más comunes de la anemia ferropénica son: Causas de la carencia de hierro en los niños Los principales factores de riesgo para el desarrollo de la carencia de hierro en los niños son: Los bebés, los niños y los adolescentes experimentan un rápido crecimiento, lo que aumenta su necesidad de hierro. Las principales causas de la carencia de hierro en los niños, por grupos de edad, son las siguientes Sugerencias para los padres – bebés Algunas sugerencias para prevenir la carencia de hierro en los bebés menores de 12 meses son: Sugerencias para los padres – niños pequeños Para prevenir la carencia de hierro en niños pequeños y preescolares: Sugerencias para los padres – adolescentes Para prevenir la carencia de hierro en los adolescentes: Diagnóstico de la carencia de hierro Pida cita con su médico si cree que puede tener carencia de hierro. El objetivo del diagnóstico es excluir otras enfermedades que pueden presentar síntomas similares, como la enfermedad celíaca.

Suchtberatungsstelle

El consumo de alcohol y sustancias sigue siendo un problema social a nivel mundial. Cada vez se sabe más que los alcohólicos y los drogadictos presentan algunas anomalías hematológicas (por ejemplo, hemoglobina, recuento de glóbulos blancos, volumen corpuscular medio, concentración media de hemoglobina corpuscular, recuento de glóbulos rojos, hematocrito). Las consecuencias de estas anomalías hematológicas pueden dar lugar a graves complicaciones médicas. El objetivo de este artículo es presentar una visión general de los cambios hematológicos en los trastornos por consumo de alcohol y sustancias. Esto puede ser beneficioso para definir el estado de homeostasis del organismo, lo que conduce a indicaciones para los enfoques de tratamiento.

Los trastornos por consumo de sustancias causan una enorme carga a los sistemas de atención sanitaria y a la sociedad en todo el mundo. Según el Informe Mundial sobre las Drogas (2019) [1], alrededor de 35 millones de personas en todo el mundo sufren trastornos por consumo de drogas. Los trastornos debidos al consumo de drogas ilícitas representaron el 10,9% de los AVAD causados por trastornos mentales y por consumo de sustancias, y los trastornos por consumo de alcohol representaron el 9,6% [2]. Estas drogas pueden consumirse por inhalación, por inyección o por ingestión. El consumo de alcohol y sustancias modifica las funciones del organismo al influir en los componentes endógenos del mismo [3]. Estas sustancias, cuando atraviesan la barrera hematoencefálica al ser ingeridas, pueden afectar a la función cerebral deprimiendo o estimulando su actividad y alterando temporalmente el medio químico del cerebro. El consumo prolongado de estas sustancias adictivas provoca graves daños en el sistema nervioso y en los órganos internos. Además, el consumo de drogas ilícitas suele estar relacionado con la anemia aplásica, la represión de la médula ósea y diversos trastornos sistémicos [3]. Por ello, es importante el diagnóstico precoz de estos trastornos y la identificación de las complicaciones que provocan. La hematología es la rama de la medicina que se ocupa de la sangre, los órganos hematopoyéticos y los trastornos sanguíneos. Este artículo resume la información actual sobre los cambios hematológicos que se observan en diferentes trastornos por consumo de sustancias y la utilidad de estos cambios en la evaluación clínica.

Métodos de detección

Abril es el mes de la concienciación sobre el alcohol y un momento para centrarse en el uso responsable del mismo. Beber alcohol es una parte socialmente aceptable de nuestra cultura, pero a menudo olvidamos que es una sustancia adictiva.

“El alcohol es la sustancia adictiva más consumida en Estados Unidos: 17,6 millones de personas, es decir, uno de cada 12 adultos, sufren de abuso o dependencia del alcohol, junto con varios millones más que se involucran en patrones de riesgo de consumo excesivo de alcohol que podrían conducir a problemas de alcohol”, según el Consejo Nacional sobre la Dependencia del Alcohol y las Drogas (NCADD).

Es probable que ya sepa que el consumo excesivo de alcohol puede causar daños en el hígado, y probablemente haya visto investigaciones sobre la relación entre el alcohol y el cáncer. Beber demasiado puede incluso hacer que pierdas el pelo.

La sangre es importante para la salud, porque circula por el cuerpo y transporta oxígeno y nutrientes esenciales. La sangre también transporta el dióxido de carbono y los materiales de desecho fuera de los tejidos del cuerpo.

Estas deficiencias nutricionales pueden provocar anemia debido a la disminución del número de glóbulos rojos producidos por el organismo, así como a la alteración de la función y el metabolismo de los glóbulos rojos. Los glóbulos rojos pueden incluso ser destruidos y eliminados del torrente sanguíneo antes de que finalice su vida útil normal. En casos graves de alcoholismo, una persona puede necesitar una transfusión de sangre porque los glóbulos rojos mueren demasiado rápido.

Drogen suchtberatung

La anemia y el abuso del alcohol van de la mano. El consumo excesivo de alcohol afecta al metabolismo del hierro, lo que provoca deficiencias. Los niveles bajos de hierro en el torrente sanguíneo pueden aumentar el riesgo de desarrollar anemia, una enfermedad que provoca fatiga extrema, mareos y dificultad para respirar, entre otros síntomas.

Consejo El consumo excesivo de alcohol puede aumentar o reducir sus niveles de hierro. En algunos casos, el alcohol puede afectar a la capacidad del organismo para absorber este mineral, lo que provoca una anemia ferropénica. Beber demasiado también puede provocar una sobrecarga de hierro que afecte al hígado y a otros órganos.

Popeye el Marino, uno de los personajes de dibujos animados más populares de todos los tiempos, comía espinacas por una buena razón. Al igual que otras verduras de hoja verde, esta hortaliza está repleta de hierro y otros minerales esenciales. Una dieta rica en hierro no hará que tus músculos crezcan de la noche a la mañana -como le ocurrió a Popeye-, pero puede mejorar tu salud y bienestar.

Este mineral desempeña un papel fundamental en la producción de hemoglobina, una proteína que transporta el oxígeno de los pulmones a otros tejidos, como señalan los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). Los niveles bajos de hemoglobina pueden ser un signo de anemia, deficiencia de hierro, problemas hepáticos e incluso cáncer. La dieta, las hormonas y los hábitos de ejercicio pueden afectar también a los niveles de hemoglobina en el torrente sanguíneo.