Yoga para embarazadas

Los artículos de Verywell Family son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud familiar. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Es seguro practicar yoga en el primer trimestre del embarazo, aunque debe evitarse el yoga caliente (como las bañeras de hidromasaje u otras actividades que puedan sobrecalentarla). Los tres primeros meses de embarazo son una época de grandes cambios en el cuerpo y la práctica del yoga puede ayudarte a superar esta etapa tanto física como emocionalmente.

Si tienes náuseas en el primer trimestre, tu cuerpo te está diciendo que te tomes las cosas con calma. Si has estado asistiendo a clases de yoga con regularidad, date permiso para faltar a las clases o tomar una clase menos vigorosa si no te sientes bien.

Puede que no te sientas cómoda hablando de tu embarazo con mucha gente en el primer trimestre. Pero es posible que quieras decirle a tu profesor de yoga que estás embarazada para que pueda ayudarte con las modificaciones. Pide al profesor que sea discreto si aún no estás preparada para hacerlo público.

Televisión durante el embarazo y el posparto

Tanto si no has practicado yoga ni un solo día en tu vida, como si eres una yogui dedicada a diario, puede que te preguntes si practicar yoga es seguro durante el embarazo. Nuestra respuesta a esa pregunta es bastante sencilla:    Sí, el yoga puede ser muy beneficioso durante el embarazo, siempre que tomes ciertas precauciones.

El yoga prenatal se centra en la preparación de la pelvis para el parto e incluye asanas que ayudan a crear estabilidad y flexibilidad en la pelvis y facilitan el parto y la recuperación posparto.

También se ha demostrado que el yoga tiene muchos beneficios psicológicos para las futuras mamás, ya que reduce los niveles de ansiedad y estrés y prepara la mente para gestionar las emociones difíciles que surjan. También puede ayudar a tener un mayor nivel de conciencia en el momento de dar a luz.

Los tres primeros meses de embarazo pueden ser bastante complicados, sobre todo si se experimentan náuseas matutinas, fatiga… También es una época de grandes cambios en el cuerpo: las hormonas cambian drásticamente, el volumen de sangre aumenta considerablemente y la presión arterial disminuye, los tejidos musculares se relajan y las articulaciones se aflojan.

Ejercicios para el embarazo en el primer trimestre

Los artículos de Verywell Fit son revisados por profesionales de la nutrición y el ejercicio. Los revisores confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y cuando se realizan actualizaciones importantes. Más información.

El yoga prenatal es una forma popular de que las embarazadas se estiren y se relajen, además de aprender técnicas que pueden utilizar durante el parto. Si acudes a una clase de yoga prenatal, las posturas se adaptarán al embarazo cuando sea necesario.

Pero si quieres practicar por tu cuenta, esta guía te lo aclara todo. Sólo asegúrate de consultar con un profesional sanitario prenatal antes de empezar cualquier régimen de ejercicios, especialmente si tienes un embarazo de alto riesgo.

Muchas personas que quieren practicar yoga durante el embarazo deciden tomar una clase de yoga prenatal. Estas se ofrecen en estudios de yoga y gimnasios, así como en programas online. Estas clases deben ser impartidas por un instructor con formación especial en yoga prenatal.

Las clases de yoga prenatal son excelentes para los nuevos yoguis que pueden no estar acostumbrados a las posturas y los pilares de la práctica del yoga. Las clases también son excelentes para las personas que necesitan modificar las posturas para tener en cuenta los cambios en su cuerpo durante el embarazo. En las clases presenciales también debería haber accesorios disponibles, como bloques de yoga y correas, que pueden ser útiles para modificar las posturas para obtener el apoyo que su cuerpo necesita.

Precauciones en el primer trimestre de embarazo

Mantenerse en forma y saludable (tanto física como mentalmente) desde las primeras etapas del embarazo es importante para el crecimiento y desarrollo saludables del bebé. Cuando experimentes náuseas matutinas, náuseas y otros síntomas agotadores del embarazo, el ejercicio y el yoga pueden ser de gran ayuda en ese momento. El ejercicio, en particular el yoga, puede mejorar significativamente tu salud mental y física durante el embarazo.

Sí, el yoga puede practicarse con seguridad durante el primer trimestre del embarazo, pero sólo bajo la dirección de un instructor de yoga certificado que sea consciente de tu salud. Hay ciertas asanas y posturas que pueden inhibir el flujo sanguíneo al útero y provocar esguinces o espasmos musculares, por lo que las asanas de yoga deben practicarse con precaución y bajo la dirección de un instructor de yoga. También debes consultar a tu ginecólogo antes de empezar a practicar yoga.

A continuación se indican algunas posturas de yoga que pueden practicarse durante el primer trimestre del embarazo. Aunque se trata de asanas de yoga seguras para el embarazo, te sugerimos que consultes con tu médico antes de empezar a practicarlas.